Blog científico

Tenemos muchas cosas para contarte

Blog científico

Publicado el 13 de June de 2013 por Cintia Refojo

Fósiles primates, piezas del puzzle de la evolución humana

Completar el puzzle de la evolución humana es una complejísima labor que resulta aún más difícil cuanto más nos remontamos en el tiempo. La reconstrucción de las primeras fases de la evolución de los primates, orden al que pertenecemos los humanos, se ha visto obstaculizada por las lagunas en el registro fósil, por lo que hoy en día persiste el desacuerdo sobre la paleobiología y las relaciones filogenéticas de los primeros primates. Los recientes fósiles encontrados pueden arrojan cierta luz sobre la ubicación de algunas de las piezas de este apasionante rompecabezas.

 

PALEOCENO (65.5 Ma) - PROTOPRIMATES

 

Purgatorius, un género extinto de mamíferos que vivió hace aproximadamente 65 millones de años podría ser una de las primeras piezas de este enorme puzzle. Para algunos autores, este pequeño mamífero de entre 10 y 20 cm y con aspecto similar a una ardilla podría ser el primate (o proto-primate) más antiguo conocido. Sin embargo, no todos los autores consideran a Purgatorius como precursor del orden de los Primates y en su lugar lo incluyen en el de los Plesiadapiformes.  Un debate que aún no está completamente cerrado ya que recientemente se han hallado nuevos fósiles que completan los escasos fragmentos de dientes y mandíbulas de los que se disponía y que fueron encontrados en EE.UU. Antiguamente se clasificaba los Plesiadapiformes, un grupo de mamíferos extintos, dentro del orden de los Primates, pero actualmente se consideran un orden propio. En todo caso, los Plesiadapiformes son el grupo que está evolutivamente más próximo a los primates.   EOCENO (55.8 – 33.9 Ma) –  ADAPOIDEA (PRIMEROS ESTREPSIRRINOS SIMILARES A LOS LÉMURES) Y OMOMYOIDEA (PRIMEROS HAPLORRINOS SIMILARES A TARSEROS) Las superfamilias Adapoidea y Omomyoidea representan a los primeros primates mejor conocidos. Cada una de ellas se asigna a uno de los dos clados principales en que se dividen los primates actuales: estrepsirrinos y haplorrinos. Adapoidea son un grupo muy diversificado y cuyo hábitat se extendía por  gran parte del hemisferio Norte, el Norte de África y Asia tropical. Surgieron a comienzos del Eoceno (55 Ma) y la mayoría de ellos se parecían a los lémures actuales. Se suele clasificar a este grupo como estrepsirrinos (primates de nariz húmeda) que hoy en día incluyen a lémures y loris.  El registro fósil incluye a tres famlias y más de 80 especies dentro de los Adapiformes. En 2009 se anunció el descubrimiento de Darwinius masillae, una nueva especie clasificada dentro de este grupo y que constituía el fósil mejor conservado de primate nunca encontrado. Se trataba de un esqueleto completo en más del 95% y excelentemente conservado con una edad de 47 millones de años. El fósil fue hallado en 1983 por un aficionado en el sitio fosilífero de Messel, Alemania, pero no fue hasta 25 años después que el paleontólogo noruego Jorn Hurum lo descubrió en la Feria de fósiles y minerales de Hamburgo.

 

El fósil, apodado Ida por la hija de Hurum,  pertenecía a una hembra joven aun en desarrollo y medía algo menos de un metro. Se trata de un primate arbóreo y nocturno que se alimentaba de frutas, hojas y semillas.  Aunque Ida poseía rasgos propios de los lémures, otros caracteres como la ausencia de una garra de aseo y un peine dental (característico de los lémures) y disponer de pulgares completamente oponibles supuso que los autores lo ubicaran en un lugar intermedio entre estrepsirrinos y haplorrinos. De esta forma, aunque clasificaron a Darwinius como adapiforme consideraron que este grupo sería en realidad más amplio, representando la divergencia entre estrepsirrinos y haplorrinos. Sin embargo, análisis posteriores del fósil realizados por otros autores refutaron esta teoría, manteniendo la clasificación de Darwinius (y los Adapiformes) dentro de los estripsirrinos. La superfamilia Omomyoidea se diversificó durante el Eoceno, hace entre 55 y 34 millones de años. Sus fósiles se han hallado en América del Norte, Europa, Asia y posiblemente África. También se trata de un grupo muy diversificado que cuenta con más de 90 especies que incluyen primates nocturnos y diurnos. Al igual que los primates modernos, los omomíidos tenían manos prensiles y pies con dedos dotados de uñas en lugar de garras. Se los clasifica como haplorrinos (primates de nariz seca) que es el que incluye a los tarseros, catarrinos y platirrinos y en el que nos encontramos los humanos Hace tan solo unos días se ha hecho público el descubrimiento de una nueva especie perteneciente a este grupo: Archicebus achilles. Se trata de un fósil muy completo que lo convierte en el esqueleto más antiguo encontrado, estando datado en unos 55 millones de años (7 Ma. más que Darwinius). Archicebus achilles ha sido hallado en China y recibe su nombre “achilles” en alusión al talón de Aquiles por presentar un interesante y característico hueso calcáneo.

 

Archicebus era un pequeño primate arbóreo del tamaño de un lémur ratón (el primate actual más pequeño que existe) con unos 71 milímetros de largo y 20 a 30 gramos de peso. Era principalmente insectívoro y dados sus glóbulos oculares tendría buena visión para la caza, con actividad seguramente diurna más que nocturna. En los tarseros existentes hoy en día, nocturnos, se da una hipertrofia orbital que no está presente en este fósil.   Según los autores Archicebus achilles  es un singular mosaico de características haplorrinas, algunas de las cuales se asemejan a los monos antropoides (catarrinos y platirrinos), mientras que otras se encuentran más cerca de los tarseros. Debido a esta combinación de características los autores lo sitúan como el miembro más basal conocido de los tarseros, indicando que estaría cercano a la divergencia entre estos y los monos antropoides (catarrinos y platirrinos).   OLIGOCENO (33.9 – 23 Ma) –  PLATIRRINOS (AMÉRICA) Y CATARRINOS (ÁFRICA Y ASIA) Se calcula que los catarrinos (monos del Viejo mundo) divergieron de los platirrinos (monos del Nuevo Mundo) hace entre 35 y 40 millones de años. Los platirrinos son primates de tamaño pequeño a mediano que habitan en América. El fósil más antiguo clasificado como platirrino que se ha encontrado en el Nuevo Mundo es Branisella boliviana, con una edad estimada de 27 millones de años y hallado en Bolivia.  Por su parte, los catarrinos, primates de tamaño medio-grande habitan en África y Asia. Aegyptopithecus zeuxis  es uno de los fósiles catarrinos más antiguos con una edad de entre 35 y 33 millones de años y hallado en Egipto en 1966. Se trata de una especie anterior a la divergencia que dio lugar a los dos superfamilias de catarrinos actuales: Hominoidea  y Cercopithecoidea. Más recientemente se ha encontrado un cráneo completo de este primate arborícola y diurno que ha permitido saber, entre otras cosas, que contaba con un cerebro inusualmente pequeño y una visión muy aguda. A su vez, los catarrinos se dividen en dos grupos diferenciados: Cercopithecoidea (monos de tamaño medio a grande como los babuinos, macacos o mandriles) y Hominoidea que incluye a los grandes simios  (gibones, gorilas, chimpancés, orangutanes) y a los humanos. Una vez más, la ausencia de evidencia fósil dificulta establecer cuando se produjo esta divergencia. Recientemente se ha publicado el descubrimiento del cercopitécido más antiguo conocido (Nsungwepithecus) y el hominoideo más antiguo conocido (Rukwapithecus), ambos encontrados en la parte occidental del Gran Valle del Rift, en Tanzania. La edad de ambos se ha situado en 25.2 Ma, por lo que los investigadores sitúan la divergencia entre ambos grupos hace 26 - 27 millones de años. Mientras que de Nungwepithecus solo se ha hallado un molar de Rukwapithecus se han recuperado una mandíbula y cuatro dientes. Aunque para los autores Rukwapithecus es el  homonoideo más antiguo encontrado, otros colocan en su lugar a Kamoyapithecus, un primate hallado en Kenia y datado en unos 27 Ma del que también se han recuperado dientes y mandíbulas. Incluso se ha planteado que ambos fósiles podrían pertenecer a una única especie.   MIOCENO TARDÍO (6Ma) - PLIOCENO MEDIO (4Ma) - HOMININOS Durante el Mioceno, hace unos 6-7 millones de años, chimpancés y humanos compartimos un antepasado común del que divergieron ambos grupos. Los fósiles de los primeros homininos, caracterizados por la postura erguida y locomoción bípeda, pertencen al Plioceno. Grupo del que actualmente solo sobrevivimos los Homo sapiens. Primates erguidos que hoy buscamos las huellas de nuestro ancestros.