Yacimientos

El lugar donde nació el primer europeo

LA PIEDRA ROSETA DE LA EVOLUCIÓN HUMANA

No existe un lugar de Lisboa a Vladivostok que encierre en su interior la historia del último millón de años de evolución como la Sierra de Atapuerca; un conjunto que por su importancia llevó a la UNESCO a declararlo Patrimonio de la Humanidad el 30 de noviembre de 2000.

La llamada del pasado

Visitar Atapuerca es dejarse seducir por la llamada del pasado. Es vivir una experiencia única, un viaje a la prehistoria en un espacio inigualable. Te permitirá tener un fósil en la mano, ver los primeros yacimientos prehistóricos del mundo y descubrir la morada de los primeros europeos.

Podrás imaginar cómo vivían nuestros antepasados en el parque arqueológico y vivir alguna de sus experiencias. Siente el viento de la Sierra que acariciaba a nuestros homínidos…

HISTORIA DE LOS YACIMIENTOS

La Sierra de Atapuerca es un macizo kárstico que contiene gran cantidad de información. Las excavaciones que el Equipo de Investigaciones de Atapuerca realiza sistemáticamente desde 1978, están sacando a la luz importantes fósiles que nos van a permitir escribir la historia del continente europeo y conocer cómo han evolucionado los diferentes grupos humanos en Europa desde hace más de un millón de años. Hasta ahora se han encontrado restos fósiles y evidencias directas de la presencia de cinco especies diferentes: Homo sp. (aún por determinar, 1.200.000 años), Homo antecessor (850.000 años), Homo heidelbergensis (500.000 años), Homo neanderthalensis (50.000 años) y por supuesto Homo sapiens (nosotros).

LOS YACIMIENTOS DE LA TRINCHERA DEL FERROCARRIL

A finales del siglo XIX una compañía inglesa resolvió explotar  una serie de minas ricas en hulla y hierro, en la cercana Sierra de la Demanda y decidió construir su propio ferrocarril minero. Para salvar la elevación que suponía la Sierra de Atapuerca se trazó una gran trinchera de más de 500 metros de longitud y 20 metros de altura. Esa trinchera dejó al descubierto los yacimientos, aunque hubo que esperar hasta 1978 para que se comenzara a investigar de manera sistemática.

Hoy en día se está excavando y son visitables los siguientes yacimientos de la trinchera:

SIMA DEL ELEFANTE. Es el yacimiento en cueva más antiguo que se está trabajando en la Península Ibérica. Los niveles inferiores tienen una antigüedad de más de 1.200.000 años. En la campaña de 2007 se descubrió en uno de sus niveles inferiores (TE9) una mandíbula humana (aún por determinar) que son los restos más antiguos que se han descubierto en Europa Occidental. 

COMPLEJO GALERÍA. Esta sima es un conducto vertical que funcionó como una trampa natural en la que se precipitaron animales hace cerca de 400.000 años. Los grupos humanos que en esos momentos ocupaban la Sierra (Homo heidelbergenesis) accedían a su interior por una entrada mucho más accesible que conocemos como la Covacha de los Zarpazos. Este nombre se debe a que en sus paredes aún se pueden ver los zarpazos dejados por los osos que hibernaron en ella hace más de 200.000 años. 
 

GRAN DOLINA. Es una cueva de más de 16 metros de altura con rellenos de sedimento correspondientes a 11 niveles estratigráficos. En la actualidad se excava en el nivel 10 (TD10), con una datación de más de 350.000 años, que muestra la existencia de un antiguo campamento de cazadores recolectores pertenecientes a la especie Homo heidelbergensis.

 
En el tramo inferior destaca el nivel 6 (TD6) donde se han ido recuperando más de 150 restos que pertenecieron a un número mínimo de seis individuos que habitaron la Sierra hace 850.000 años. El estudio de estos restos dio origen a una nueva especie que conocemos con el nombre de Homo antecessor.

COMPLEJO KÁRSTICO CUEVA MAYOR-CUEVA DEL SILO

A medio kilómetro de la antigua trinchera del ferrocarril se encuentra la entrada a este sistema kárstico, que tiene una extensión de casi cuatro kilómetros entre galerías y cuevas interconectadas entre sí. El acceso es muy difícil y peligroso, por lo que las visitas estén totalmente restringidas. 

Dentro del complejo se encuentran importantes yacimientos en los que se trabaja en la actualidad:
 

SIMA DE LOS HUESOS. A casi 30 metros de profundidad se localiza una gatera de apenas 8 m2,en donde se han recuperado más de 6.000 restos humanos (Homo heidelbergensis) de una antigüedad de 500.000 años. Se han podido recuperar restos de todas las partes esqueléticas,  por lo que esta especie es una de las mejor conocidas en el mundo.
 

EL PORTALÓN DE CUEVA MAYOR. Es la principal entrada a este complejo kárstico. La excavación de estos niveles ha dado una valiosa información de las primeras sociedades de agricultores y pastores que se establecieron en la Sierra durante el Neolítico. 
 

GALERÍA DEL SÍLEX. Es un espectacular yacimiento en cuyas paredes podemos ver diferentes pinturas rupestres desde el Neolítico hasta la Edad del Bronce. Un arte sin duda mucho más esquemático y abstracto que el desarrollado anteriormente por los grupos paleolíticos en otros lugares de la península como Altamira.
 

GALERÍA DE LAS ESTATUAS. En una de las galerías del karst más próximas a la trinchera del ferrocarril se ha comenzado a excavar este yacimiento, del que se han recuperados restos de animales, así como de herramientas de piedra fabricadas por los neandertales hace unos 50.000 años. 


OTROS YACIMIENTOS

CUEVA DE EL MIRADOR. En una situación privilegiada, dominando el valle del río Arlanzón se encuentra esta cueva que visitada hace 13.500 años por los últimos grupos de recolectores y cazadores de Homo sapiens. Durante el Neolítico los grupos humanos desarrollaron un nuevo modo de vida basado en la ganadería y en la agricultura. 
 

HUNDIDERO, HOTEL CALIFORNIA Y VALLE DE LAS ORQUÍDEAS. En la Sierra de Atapuerca existen también numerosos yacimientos al aire libre, entre los que destacan los de Hundidero y Hotel California, cuyas excavaciones nos han permitido saber cómo explotaban este territorio los grupos de neandertales de hace 50.000 años. El Valle de las Orquídeas nos explica cómo fueron las herramientas de piedra fabricadas por los grupos humanos que se asentaron en este yacimiento hace algo más de 27.000 años.